miércoles, 13 de enero de 2010

El cacao nacional, nueva opción para la zona peninsular

Manglaralto, Santa Elena | Marlen Bernal Muñoz

La península de Santa Elena, catalogada como una gran zona para cultivos hortícolas y frutales, podrá pasar a ser un emporio cacaotero, indicaron los agricultores que iniciaron un proyecto de renovación y que se cansaron de no ver réditos en los cultivos de ciclo corto.

Carlos Santiana, agricultor de Loma Alta, en la parroquia Manglaralto, empezó a sembrar la pepa de oro hace cuatro años en un programa que empezó la Fundación Natura pero que no fue apoyado con capacitación, por lo que muchos lo abandonaron; ahora guarda las esperanzas de contar con un cultivo perenne que les mejore los ingresos familiares.

Con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Corpei) y la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao (Anecacao), el productor ha logrado renovar su huerta, tener mayor productividad y mejor precio. Santiana comentó que antes recibía 50 dólares por el quintal de cacao y desde que se unió al proyecto pudo venderlo la semana anterior en 130 dólares el quintal, liberándose no solo de las malas prácticas agrícolas que tenía en su cultivo, (mal manejo) sino también de los
intermediarios.
LOMA ALTA, Santa Elena. Carlos Santiana muestra la calidad del cacao nacional que sacan los agricultores de la zona al mercado.
Miguel Vera, jefe del departamento técnico de Anecacao, dijo que del proyecto se beneficiarán en una primera etapa 70 agricultores que serán capacitados en escuelas de campo.

La idea es dar una nueva alternativa rentable a los productores y que puedan diversificar sus parcelas, señaló el técnico, recalcando que se trabajará en sistemas agroforestales y se buscará tener cacao orgánico.

La unión de estas tres organizaciones da fortaleza al proyecto. La Corpei y Anecacao capacitan y apoyan en la comercialización y el Ministerio de Agricultura entrega los patrones de siembra.

Actualmente cuentan con 30 hectáreas de cacao nacional, pero el plan, indicó Vera, es hacer un mapeo de toda el área para conocer las características de la zona, ver cuáles cuentan con agua y suelos propicios e incrementar el hectareaje de cacao nacional.

Para el 2010, Anecacao dotará la zona de infraestructura para fermentación y secado a fin de que se trabaje con la calidad requerida por los mercados internacionales y se colocarán viveros con materiales productivos certificados.

LOMA ALTA, Santa Elena Los agricultores se capacitan en podas, injertos y preparar abonos orgánicos.
Bajo las condiciones de la Península, con riego y buenas prácticas agrícolas, los campesinos podrán lograr entre 25 y 30 quintales por hectárea al año con los materiales del Iniap, expresó Vera.

Para garantizar el funcionamiento del proyecto se trabajará en cadena a fin de evitar los intermediarios, que le pagaban al productor de 30 a 50 dólares el quintal, afirmó el técnico.

Vivero
Para la Península se contempla colocar viveros certificados con variedades promisorias, apoyar y capacitar en fermentación y secado del grano.

Mapeo
Se hará un estudio de toda la zona con el fin de llegar a otras comunas que tengan suelos aptos y agua para que dé los frutos esperados como en Manglaralto.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin