martes, 26 de enero de 2010

Ave embajadora del Ecuador, en crisis por destrucción de hábitat

El dios Inti lo escogió de entre todos los animales como su mensajero renovador para que atraviese el arco iris y, bajo la sombra de sus alas, lleve a los muertos hacia el otro lado de los cielos, purificando así la madre tierra. Este relato inca sobre el cóndor andino, el ave voladora más grande del mundo, no es una simple leyenda.

El apu kuntur (nombre en quichua) se ganó el título de sanador de la Pacha Mama entre las comunidades andinas por su forma de alimentarse con animales muertos que hallan en los suelos y que, de otra forma, contaminarían los ecosistemas.

Sin embargo, esta ave -que es la embajadora del Ecuador como símbolo emblemático en el escudo nacional y que también habita en Chile, Perú, Venezuela y Argentina- está en grave peligro de extinción. En el último censo realizado sobre esta especie, en el 2002, se hallaron solo 70 cóndores a nivel nacional, cuando en 1999 se habían registrado 100.

Este año, un nuevo censo de campo apunta a la disminución de esta especie en al menos el 60%, según lo estima Patricio Meza, coordinador del estudio, que auspician las organizaciones ambientales Simbioe y Peregrine Fund. Meza señala que hasta ahora se han contabilizado 27 cóndores en 30 puntos visitados en el norte del país. “Nos falta visitar la mitad sur del Ecuador, pero ahí existen menos probabilidades de hallar estas aves porque es donde hay más haciendas, sembríos, es decir, menos espacio silvestre”, explica el ecologista, quien indica que “en el mejor de los casos” tal vez se podrían encontrar 27 más.

La caza del animal para vender sus plumas o para consumir su carne es una de las causas del declive de esta especie, indica Meza. No obstante, afirma que la mayor amenaza tiene que ver con la destrucción de su hábitat natural, por la expansión de la frontera agrícola.

“Los agricultores van deforestando cada vez más zonas y espantando a los animales para que no dañen sus cosechas, entonces, el cóndor se queda sin espacio y comida”, coincide Luz María Fuentes, vocera del Parque Cóndor, ubicado sobre la colina del Pucará de Curiloma (Otavalo-Imbabura). Agrega que por el temor que esta ave genera, los campesinos envenenan el alimento de los cóndores o les disparan. “Este es un mito porque el cóndor es un ave carroñera”, refiere.
OTAVALO, Imbabura. La cetrería se practica en el Parque Cóndor con aves rapaces como esta águila.
Por ello, el Parque Cóndor, fundado hace cuatro años, tiene varios proyectos para fomentar la conservación del cóndor. Una de ellas es la cetrería, que promueve el acercamiento entre los visitantes y estos animales. “No es que domesticamos las aves, sino que con las que ya no tienen posibilidades de reinsertarse, el cetrero las entrena para que hagan exhibiciones de vuelo libre y regresen a su puño. Así, el público se da cuenta de que estas especies pueden volar cerca de nosotros y no producen ningún daño”, manifiesta Fuentes.

Señala, además, que existe un programa que funciona con cooperación belga, para formar la primera red de minivoluntarios para la conservación. Este plan consiste en instruir a niños sobre la importancia de las aves rapaces para el equilibrio de los ecosistemas. “Se hacen talleres, sobre todo con chicos de las comunidades andinas más altas, donde habita el cóndor, para que si ven el ave ya no se asusten y le tiren piedras”, indica.

No obstante, tanto este plan como el que dirige Patricio Meza necesitan el respaldo del Ministerio de Ambiente para formar una campaña nacional de conservación de esta emblemática ave, que incluya la creación de áreas protegidas y el monitoreo de los cóndores entre los guardaparques e investigadores de los diferentes centros de rescate animal.
Paso a paso: Vida del cóndor
1. Incubación
Los cóndores ponen un solo huevo cada dos años. El periodo de incubación de este es de 57 días.

2. Plumaje
El pichón es alimentado por sus padres y está cubierto de un plumón que mudará a plumas a los seis meses.

3. Primeros vuelos
A esa edad, el pichón comienza sus primeros vuelos junto con sus padres, que lo acompañarán durante un año.

4. Independencia
Al año y medio de edad el cóndor se separa de sus padres y se integra en la población local.

5. Pareja
A los 9 años el cóndor alcanza su edad reproductiva y buscará una única pareja con la que compartirá su vida, que puede durar 85 años.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin