jueves, 21 de enero de 2010

Actividad del volcán Tungurahua mantiene tendencia ascendente

El vulcanólogo Hugo Yépez indicó que el volcán “muestra claramente su actividad pero sin alcanzar los niveles tan grandes de 2006”.
AFP / Fotos EL COMERCIO

La erupción del volcán ecuatoriano Tungurahua registra una tendencia ascendente desde hace dos semanas sin llegar al pico de 2006, cuando dejó seis muertos, y se mantiene el alerta amarilla para las zonas en riego donde avanzan los planes de contingencia.

“La actividad mantiene la tendencia ascendente” , dijo el sábado el director del estatal Instituto Geofísico, Hugo Yépez, y agregó que los sismógrafos están detectando señales relacionadas con la movilización de fluidos en el volcán, en proceso eruptivo desde 1999.

Desde la parroquia Cotaló se observó así el cráter del volcán Tungurahua en 2006.

Yépez indicó que el volcán “muestra claramente su actividad pero sin alcanzar los niveles tan grandes de 2006”, cuando los flujos de lava y material incandescente arrasaron caseríos como Palitahua, donde fallecieron seis campesinos.

“No necesariamente va a llegar a esos niveles”, comentó Yépez durante una reunión de un comité de emergencia y autoridades en la población de Penipe, una de las ubicadas en el flanco suroccidental del volcán que esta semana han sido afectadas por lluvias de ceniza y vibraciones del suelo por los cañonazos.

El Tungurahua (palabra quichua que significa garganta de fuego) está arrojando ceniza, gases y material incandescente durante procesos con explosiones, bramidos, cañonazos y tremores que “están relacionados con que abajo hay una inyección de magma nuevo”, explicó el vulcanólogo.

Entretanto, Cecilia Samaniego, delegada de la secretaria nacional de Gestión de Riesgos, indicó que ante el incremento de la actividad el alerta amarilla se mantiene en las áreas en riesgo, que incluyen a una docena de caseríos de agricultores instalados en las faldas del macizo, en las provincias de Chimborazo y Tungurahua.

Algunas aldeas como Palictahua quedaron evacuadas a raíz del pico eruptivo de 2006, mientras que en Penipe aún viven 20 familias y en Guano 40.

Unas 200 familias habitaban las zonas de influencia y debieron ser reubicadas ante el peligro que mantiene en alerta a las autoridades y en desarrollo los planes de emergencia, según Samaniego.

Como parte de esas medidas, militares acantonados en Riobamba (capital de Chimborazo) realizan simulacros para evaluar el tiempo de respuesta de la gente en una evacuación en el flanco suroccidental del volcán (135 km al sur de Quito) .

“Seguimos trabajando en los protocolos y planes de contingencia”, dijo la funcionaria tras la reunión del comité de emergencia presidida por la ministra de Salud, Caroline Chang.

“Trabajamos sobre un mapa de riesgo”, declaró Chang durante un recorrido para “identificar nuevas necesidades”, y apuntó que su cartera garantizará que el servicio de salud en Penipe sea durante las 24 horas y con una cobertura ampliada.

En las faldas del Tungurahua hay poblaciones como la turística Baños, con unos 16 000 habitantes, que en 1999 fueron evacuados a la fuerza, volviendo a sus casas después de varios meses.

En 2009 científicos del Geofísico descubrieron cinco volcanes en Ecuador, de los cuales tres potencialmente activos que se suman a una treintena censados en el país, incluidos los de las islas Galápagos.

Fuente:

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin