martes, 23 de febrero de 2010

Nangaritza, con nuevas especies de anfibios

Esta es una de las especies nuevas. Se trata de una rana venenosa. Foto:Cortesía Jessica Deichmann/Conservación Internacional
Redacción Loja

En la zona de la Cordillera de El Cóndor se hallaron nuevos tipos de ranas cristal, marsurpiales, salamandras.

Un grupo de 16 científicos de la Fundación Ecológica Arcoiris, Conservación Internacional (CI) y la U. Católica de Quito (PUCE), descubrió en los densos bosques del cantón Nangaritza (Zamora Chinchipe) especies de anfibios, reptiles, aves, mamíferos, grillos y hormigas, nuevas para la ciencia.

Luego de la expedición se encontraron cinco especies de ranas, entre ellas una de piel café con pigmentaciones amarillas y blancas en todo el cuerpo. Se la conoce como jambato (es una Atelopus sp). Leonardo Ordóñez, coordinador de la investigación del Programa de Evaluación Rápida (RAP por sus siglas en inglés), dijo que este género ha sufrido drásticas declinaciones poblacionales y está en peligro de extinción en América.

“El estado saludable de esta población de ranas significa que la zona aún no ha sido afectada por el hongo que daña a esta especie en el mundo y que se le atribuye al calentamiento global”, aseguró Ordóñez.

Este descubrimiento, a criterio del investigador, puede ser un referente para indagar qué pasó con la población de Atelopus en otras zonas de planeta.

En el grupo de nuevas especies se destaca una ranita café con pigmentaciones rojas en la parte superior de su cuerpo y amarillas en la parte inferior. Según Ordóñez, se trata de una rana Dendrobates sp. “Es una especie venenosa, nueva para la ciencia”.

Esta es una de al menos cinco especies encontradas en Nangaritza. Esto se conocerá luego de una etapa de clasificación que realiza la Pontificia Universidad Católica de Quito.

A más de las ranas se hallaron especies de murciélagos que solo se pensaba que podían encontrarse en Perú.

Rana Dendrobates. El anfibio venenoso es nuevo para la ciencia. Foto:Cortesía
Otra especie que también se creía que habitaba solo en ese país es el colibrí Solaángel Real. Pero a esta ave se la encontró en la selva suroriental, al igual que a una especie de grillo que no sido observada desde su descripción hace más de 100 años.

La expedición científica duró 22 días y cubrió el sector Las Orquídeas, exactamente en la parte central de la Cordillera del Cóndor, adonde solamente es posible llegar por vía terrestre desde Guayzimi, cabecera cantonal de Nangaritza.

Los 16 investigadores registraron un total de 150 especies de árboles, arbusto y hierbas, 27 de anfibios, 17 de reptiles, 181 de aves, 66 de mamíferos, 28 de grillos y 26 géneros de hormigas.

A fin de mes se prevé la publicación del primer borrador con el informe de la investigación.

Este material también incluirá un estudio para las comunidades que habitan en la cuenca alta del río Nangaritza. La finalidad es crear conciencia para la conservación y turismo ecológico de esa área habitada por los shuar y que es parte de la reserva de biósfera Cóndor- Podocarpus.

“Tuvimos la satisfacción de encontrar un sinnúmero de especies vegetales y animales que nunca habían sido registradas en el mundo”, afirmó Luis Suárez, de Conservación Internacional.

Animales endémicos

Entre las especies recién descubiertas están tipos nuevos de ranas cristal y marsurpiales, de salamandras, así como de grillos y murciélagos.

Varios animales son endémicos (solo existen en ese lugar). También aves y mamíferos que solo habitaban en el norte de Perú, según los científicos.

Fuente:

Multimedia Diario el Telégrafo

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin