sábado, 24 de abril de 2010

El tesoro natural de Quito

Por ANA ROBAYO

Después de dos años de investigación, son publicados y difundidos los datos de biodiversidad de Quito.

A pocos minutos del Quito urbano, los paisajes y climas son variados. Pero hasta hace poco no se conocía cuáles eran las condiciones biológicas de estos lugares.

El Museo Ecuatoriano de Ciencias Naturales con financiamiento del Fondo Ambiental del Distrito Metropolitano desarrolló el proyecto ‘Monitoreo biológico, una herramienta para el manejo adaptativo de áreas protegidas y bosques protectores del Distrito Metropolitano de Quito’, más conocido entre los técnicos como el proyecto DMQ. El estudio empezó hace dos años. Se cubrió un área de 4 200 km2, incluído el perímetro urbano.

Los resultados son sorprendentes: 11 grupos taxonómicos subdivididos en 28 familias y 109 variedades, cuando el total en Ecuador es de 380 especies.

Los informes señalan que la biodiversidad del DMQ se compara con la Reserva Ecológica Cayambe-Coca. Pero los espacios naturales de la capital “soportan mayor presión debido a actividades humanas”, se señala en el guión de la exposición que el Museo de Ciencias Naturales montó para difundir los resultados investigados.

Los límites del perímetro analizado son: en la parte oriental, el bosque La Virgen, cerca de Papallacta; al occidente, la cuenca del río Saloya; norte, las partes bajas de Saguangal; sur, las faldas del Atacazo sin incluir al Pasochoa.

Para este estudio se dividió al Distrito Metropolitano en 21 zonas, de acuerdo con la cobertura y a la representatividad de los lugares comparándolos con los ecosistemas del área urbana, como el Itchimbía, el Parque Metropolitano y un bosque remanente en el Ilaló.

Patricio Mena, director del Museo explica que se hizo una primera fase durante un año, en la cual se inventarió la cantidad de plantas y animales (mamíferos, anfibios, reptiles y macroacuáticos, este último grupo fue muy importante porque permitió determinar la calidad del agua).

En la segunda fase se incluyó zonas en la parte sur occidental del volcán Pichincha. Se ha descubierto que hay lugares con gran riqueza y de gran extensión, pero también hay zonas pequeñas que están en alto riesgo, como el bosque protector de Mashpi.

Hay especies amenazadas, muchas de ellas endémicas y que desaparecerán si sus hábitats son destruidos. Por eso, conociendo los componentes se está promoviendo la conservación

En el guión de la exposición, denominada Quito Biodiverso, se exponen los siguientes datos sobre plantas, animales, anfibios, reptiles y peces.

La pitahaya propia de los valles secos de Guayllabamba, es endémica de Ecuador y Colombia. En el DMQ hay

2 330 especies de plantas, 254 son endémicas y 122 están en varias categorías de amenaza. “La riqueza de los flancos de la Cordillera Occidental es característica de la prolongación de la región del Chocó que va desde Panamá hasta el Ecuador”.

De los mamíferos destaca la musaraña ecuatoriana endémica. Habita solo en las estribaciones occidentales de los Andes ecuatorianos, desde Carchi hasta Bolívar.

Se la puede encontrar en Verdecocha, en el volcán Pichincha. Hay 109 clases de mamíferos, algunas importantes como el oso de anteojos, los micos Cebus y Cebus capuccinus, el mono aullador o la guanta con cola o pacarana.

En aves sobresale el zamarrito pechinegro, de los bosques de neblina del Pichincha. Es el ave emblemática de Quito, único en el mundo, endémico del Ecuador y en peligro crítico por la deforestación. Hay 540 variedades de aves.

En anfibios y reptiles está la rana Centrolene helodermata. Se la consideraba extinta en el país, pero sobrevive en el bosque protector Verdecocha. Se registraron 124 tipos de herpetofauna (77 anfibios y 47 reptiles). En cuanto a peces hay 22 especímenes, la mayoría está en los ríos de la cuenca del río Esmeraldas.

Los lugares que se han determinado con mayor riqueza biológica y con gran potencial de turismo ecológico son Mashpi, Yanacocha, Verdecocha, Maquipucuna , Pahuma, Saguangal, Lloa, Bosque de polilepys La Virgen, entre otros. En la exposición usted podrá conocer más detalles de este hallazgo ecológico en Quito.

Tenga en cuenta
Quito se asienta en el callejón interandino, entre los ramales occidental y oriental de la Cordillera de los Andes ecuatorianos y entre las estribaciones de la hoya de Guayllabamba.

Fuente:

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin