sábado, 25 de junio de 2011

Más que playas

El humedal  La Segua está ubicado en la parte alta del estuario, tal como se llama a la parte más ancha de la desembocadura de un río

Manabí

Esta provincia es famosa por sus balnearios, pero el turista puede encontrar allí mucho más: islas, zonas naturales y rutas internas que también lucen encantadoras. 
Estuario del río Chone: Isla Corazón y La Segua
Desde el muelle de Bahía de Caráquez parten las embarcaciones que llevan a las comunas de Portovelo y Puerto Portovelo, y, desde allí, en pequeñas canoas hacia el nido de amor de una inmensa colonia de fragatas y otras aves.

Las 60 hectáreas de la isla Corazón están cubiertas de tupidos manglares, muchos reforestados y en pleno estuario del río Chone, que invitan al visitante a bordear su perfil bajo la conducción de pescadores que, capacitados para brindar guianza, explican que la isla es hogar de más de 60 especies de aves nativas y migratorias, como ibis, garzas, cormoranes y martines pescadores.
Cangrejo en el manglar de la isla Corazón.
Iguanas, boas constrictores, murciélagos blancos, crustáceos, moluscos y curiosos insectos son también habitantes de esta isla que brinda una experiencia más intensa cuando la canoa toma alguno de los canales internos para penetrar en los fascinantes túneles de enredados manglares. 

La parte alta del estuario del río Chone acoge el humedal de agua dulce La Segua, conformado por un pantano central y una extensa llanura que se inunda en los meses de invierno.

A pie y navegando es posible aproximarse a esta zona ubicada en el cantón Chone y que es hogar de las comunidades de La Segua, San Antonio y La Sabana. Este exuberante ecosistema de 1.835 hectáreas es el hábitat de más de 160 especies de aves, y el escenario para la actividad ecoturística y la pesca artesanal del chame (pez nativo) y la tilapia (especie introducida). La zona, que desde abril anterior cuenta con una torre de observación de aves, un muelle parqueadero y un sendero para observar caimanes, es considerada humedal de importancia internacional, por incluirse en la lista de la Convención Ramsar. 

Los escenarios cafetaleros de Jipijapa son parte de la Ruta del Café.
Rutas por recorrer
La Ruta del Spondylus cubre la zona costera del Ecuador, en cuyo tramo manabita incluye algunas de las mejores playas del país. Pero Manabí también tiene sus propias rutas. El proyecto turístico Ruta del Café abarca seis cantones de la zona sur de Manabí (Santa Ana, Jipijapa, Paján, Olmedo, 24 de Mayo y Puerto López) para el rescate de las costumbres que forman parte del patrimonio cultural.

La Ruta del Cacao exhibe los atractivos agroturísticos de los cantones Junín, Bolívar, Chone y Flavio Alfaro, en la zona norte de la provincia, donde el visitante recorre las plantaciones para aprender sobre la producción de este importante cultivo del país. Mientras que la Ruta del Encanto rescata los escenarios rurales en la vía desde Portoviejo hacia el este (Pichincha), destacándose los balnearios de agua dulce El Romántico, La Mocorita, La Playita, Caña Brava, los centros turísticos comunitarios Bamboo y Ciudad Turismo, y la hacienda Las Delicias.

La Ruta de los Abuelos destaca las tradiciones orales montubias del cantón Santa Ana; así, el amorfino es uno de los acompañantes en este paseo que se inicia en bicicleta hacia el recinto Río Caña, bastión de la cultura local, y también contempla recorridos en fincas, cascadas y, finalmente, una navegación en canoa hacia el poblado Las Guaijas.
Las comunas  brindan paseos a caballo en el bosque manabita.
COMUNAS UNIDAS: Salango, Las Tunas, El Pital y Agua Blanca
El Proyecto de Fortalecimiento Ecoturístico en Comunidades de Puerto López (Proecotur) abarca las comunas de Salango, Las Tunas, El Pital y Agua Blanca, y tiene el apoyo del Centro de Promoción Rural (Guayaquil), Ayuda en Acción (Quito) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Madrid).


Salango se destaca por sus paseos náuticos en una moderna embarcación hacia los islotes de Salango y Los Ahorcados, mientras que La Tunas, además de sus tours costeros, brinda caminatas en el bosque de manglar o a la zona de los llamados Huecos encantados, que son unas cuevas donde, según una leyenda local, habita un misterioso guardián de las especies del bosque.

La cabalgata más popular de la comuna El Pital, a media hora de Puerto López, apunta al sendero Bola de Oro, a 800 metros sobre el nivel del mar (msnm), en un bosque protegido con bromelias, plantas medicinales y árboles frutales, además de fauna silvestre. La comuna de Agua Blanca, a 15 minutos de Puerto López, es la precursora del turismo comunitario en el país, hace 23 años. Su oferta abarca hospedaje en cabañas, campamentos, paseos en bosques a alturas que van desde los 400 hasta los 800 msnm, una laguna natural de azufre, y recorridos en un museo y cementerio con vestigios de la cultura Manteña.

Proecotur: Javier Pincay (09) 768-0446; Salango: Ligia González (09) 960-5205, www.salangotours.com; Las Tunas: Javier Holguín (09) 282-1149, (08) 474-7014, cenalastunas@ hotmail. com; El Pital: Carlos Manrique (09) 418-8343. Agua Blanca: Paúl Martínez (09) 300-7710. Paseos cuestan entre $ 20 y $ 35. Tour náutico: Desde $ 15. Alojamiento comunitario: Desde $ 10.

Fuente: La Revista Guayaquil, Ecuador

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin