viernes, 22 de julio de 2011

La provincia del Cañar y sus atractivos turìsticos

Azogues es la capital y toda la zona fue habitada por los cañaris que dejaron una enorme herencia de su grandeza y hoy se ha convertido en el mayor atractivo: una ciudad activa que ha desarrollado ampliamente el tema turístico con la oferta de nuevas hosterías y hoteles que permiten al visitante disfrutar de uno de los paisajes serranos de mayor belleza en el país

La ciudad de Azogues está resguardada por la Vírgen de la Nube. Su principal atractivo es la Iglesia de San Francisco, que se encuentra a 300 m de altura sobre una colina. Es un santuario donde se venera la imagen y recibe a miles de fieles; posee un altar recubierto de pan de oro y especialmente en la noche resalta el templo por su iluminación.

Su tradicional feria se realiza los días sábados y ahí se pueden comprar sombreros de paja toquilla entre otros objetos.

En cuanto a las artesanías locales, son muy conocidas sus fajas o chumbis con originales diseños, así como también fachalinas, ponchos, shigras y objetos de oro.
El clima de la capital de la provincia del Cañar varía, como en muchas regiones de la serranía ecuatoriana, entre el frío de páramo hasta el subtropical de los valles. Muchas de sus casas conservan su arquitectura y decoración colonial.

Desde Azogues, por la carretera hacia el norte, se llega a Biblián, conocida por las queserías que la rodean y que son atendidas por los propietarios y sus familias. En esta ciudad con hermosos paisajes se encuentra también el Santuario a la Virgen del Rocío.

La Catedral, construida en roca, está situada en la parte alta de una colina. A pocos minutos existen otras poblaciones como Verdeloma, Fátima y San Luis.

A 53 kilómetros de Biblián también está el famoso complejo de ruinas arqueológicas de Ingapirca, que fue construido por el inca Huayna Capac hace aproximadamente  500 años y está integrado por numerosos elementos ceremoniales. Toda su estructura está hecha de piedra tallada y unidas perfectamente entre ellas; su orientación está en función al Sol, el dios del incario.

Estas ruinas sobresalen, tanto por el extraordinario trabajo de cantería en los bloques de piedra que componen sus muros, como la originalidad del diseño de su estructura principal, una alta y voluminosa plataforma elíptica conocida como el "Castillo de Ingapirca.

El complejo lo comprende un templo doble de culto al Inti o Dios Sol, divinidad tutelar del imperio y a su alrededor existen edificaciones de uso religioso, festivo, habitacional, depósitos, calles empedradas y escalinatas.

El conjunto Inca abarca aproximadamente cuatro hectáreas, en donde se encuentran varios edificios y evidencias de otra naturaleza.

Las ruinas de Ingapirca son el mayor tesoro del Cañar. Constituyen los restos arqueológicos pre incásicos mejor conservados del Ecuador.

Fuente: Diario hoy Quito, Ecuador

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin