martes, 14 de agosto de 2012

En las islas Educación vivencial


Desde Las Encantadas
Paula Tagle
“Es un programa altamente inspirador. Los conocimientos ecológicos son importantes, pero hay que involucrar también. Solo así el concepto de conservación quedará para siempre y tendrá sentido”.
Cada viernes, a las siete de la noche, en la sala de sesiones del hotel Mangle Rojo, en Puerto Ayora, se realiza una conferencia a la que está invitada la ciudadanía entera, y es totalmente gratuita.
Científicos, guías naturalistas, personeros de la Estación Charles Darwin y el Parque Nacional Galápagos presentan, de manera voluntaria, charlas que van desde historia humana de Galápagos hasta estudios sobre aves.
Lo mejor de todo es que por cada cuatro exposiciones, el Mangle Rojo generosamente financia un curso de ecología para un estudiante local. Esta es una cadena de solidaridad y compromiso, con el objetivo último de beneficiar a los jóvenes del archipiélago.
La cadena empieza con Ecology Project International (EPI), organización sin fines de lucro cuya misión es inspirar la conservación a través de la educación vivencial. Tiene proyectos en México, Costa Rica, EE.UU. y desde el 2003 está presente en Galápagos. Hasta la fecha más de 600 jóvenes locales han participado en su programa de ecología, a través de un trabajo conjunto con el Parque Nacional Galápagos y el respaldo de la Dirección Provincial de Educación.
Los fondos para estos cursos provienen no solamente de la iniciativa del hotel Mangle Rojo y de los conferenciantes, que contribuyen con tiempo y conocimientos. Existen otros donantes y eventos de recaudación, a más de la cuota de inscripción de estudiantes internacionales que viajan a Las Encantadas para realizar este mismo programa. Pero aun así solo se atiende el 25% de la totalidad de alumnos en segundo de bachillerato, cuando el objetivo es cubrir todos los colegios de la provincia.
El costo del curso por estudiante asciende a $ 400 para las cuarenta horas en el campo dedicadas a proyectos específicos de investigación.
De abril a junio de este año EPI ejecutará varios cursos en la reserva Pájaro Brujo, de Fundar, con doce estudiantes respectivamente y dos instructores especializados en ecología y actividades de campo. Al final del año se realizará un festival con los trabajos de los participantes. Los mejores treinta, además, recibirán un crucero de cuatro días a bordo de los barcos de Metropolitan Touring a través de su Fundación Galápagos.
Es decir, operadores de turismo, armadores, hoteles, científicos, ciudadanos apuestan en la educación como principal mecanismo para la conservación.
Los chicos monitorean y marcan tortugas gigantes en estado silvestre, ayudan en el centro de crianza con la limpieza, alimentación y control de las pequeñas tortuguitas, siembran plantas nativas y endémicas para la reforestación de las áreas del Parque, contribuyen con sus propias manos a la erradicación de especies de flora introducida y también sirven de anfitriones y guías en el programa de intercambio de estudiantes internacionales cuando visitan las islas.
Desde el 2003 han colectado datos de 3.858 tortugas en cautiverio y 161 en estado silvestre, han restaurado 2.454 m² de hábitat erradicando la mora invasora, han protegido 55 nidos de tortugas gigantes y liberado 121 tortuguitas.
A través de estas experiencias  los estudiantes entienden el impacto positivo que sus acciones pueden tener en el futuro de las islas. Si quiere colaborar con EPI, escriba a Ana M. Loose a anamaria@ecologyproject.org
Fuente: La Revista Guayaquil, Ecuador

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin