domingo, 9 de octubre de 2011

El Quimsacocha, una reserva de agua amenazada por la minería

Una visitante entrega una ofrenda al pie de una de las tres lagunas que componen la zona conocida como Quimsacocha que se ubica entre los 3.600 y los 3.964 metros de altura en los cantones de Cuenca, Girón y San Fernando, en la provincia del Azuay.
Sandra Ochoa | CUENCA
Provistos de chompas, gorras, guantes y bufandas de lana, así como diversos tipos de impermeables y mochilas con alimentos, centenares de jóvenes artistas y estudiantes de medio ambiente se citaron para recorrer el cerro de Quimsacocha, que en lengua quichua significa tres lagunas.

Está ubicado en la cordillera Occidental del Ecuador, a 35 km al sur de Cuenca, a una altura que oscila entre los 3.600 y 3.964 metros sobre el nivel del mar, donde las temperaturas bajan de cero grados centígrados y en días despejados y hasta soleados sobrepasan los 10 grados centígrados.

El interés de los jóvenes de aquella visita fue el deseo de divulgar a la ciudadanía lo que significa el lugar para el ambiente, según Julián Estrella, director del colectivo Huella Verde, a cargo de la organización del recorrido. 

Esta causa motiva a quienes realizan este recorrido. Y, al llegar a la parte más alta, luego de transitar en carro por un sendero de tierra y caminar por un largo y destruido sendero de madera por poco menos de 30 minutos, tuvieron una amplia vista del lugar.

Rodeados de picos y cimas, de cerros y colinas de caprichosas formas, los caminantes se ubicaron sobre la boca misma de la caldera del volcán Quimsacocha, de donde brotan a la superficie de la tierra pequeños chorros de agua. Al continuar el recorrido pendiente abajo de la montaña estos forman varios ríos que llegan a los cantones Cuenca, Girón, San Fernando y en su recorrido son parte de otras cuencas hídricas de importancia para varias provincias del país. 

La zona de la Caldera del antiguo volcán es un reservorio natural de agua y a su alrededor predomina un paisaje de coloridos matices ocres, amarillentos y verdes, que van desde pequeñas almohadillas a ras del terreno, pasando por pequeños arbustos verdes, hasta bosques de mayor altura.
En toda su área, Quimsacocha está llena de lagunas, pantanos, ciénegas y vertientes de agua. Se encuentra en peligro, pues sobre ella se asienta el proyecto minero del mismo nombre.
Luego de escuchar a los jóvenes activistas sobre la importancia de las vertientes, el periplo continúa más al sur, y durante todo el recorrido se pueden observar varias lagunas, desde donde se originan arroyos, que según un estudio de la empresa minera I am Gold, con concesiones para exploración minera en el sector, se disponen alrededor de la cota 3.700 metros sobre el nivel del mar.

“El conjunto de ríos que se originan en el área forma una cuenca de drenaje radial. Esta forma se caracteriza por una red circular con canales que proceden de un punto elevado y corren hacia una corriente colectora principal que circula alrededor de la base de la elevación”, se explica en el estudio.

Dirigentes comunitarios opuestos a la explotación minera explican que esa red de drenaje está compuesta por las quebradas Sayacu y Gúlag que corren en dirección noreste para unirse con otros ríos y forman parte del Yanuncay. 

Las quebradas Aguaorongopamba, Quinuahuayco, que van del noroccidente; Colloancay, Río Falso, Zhurucay y Lluchir de norte a sur, son parte de las corrientes principales conformadas por el río Tarqui, Girón y Jubones, los dos primeros en Azuay y el tercero que llega a la provincia de El Oro.

También está la hondonada de la quebrada Aguaros, que corre hacia el norte, se une con el río Galag, de noroeste a noreste y el Quingoyacu de oeste a este, para formar el Bermejos, el que aguas abajo da lugar al río Yanuncay.

Es fácil observar en el sector de Quimsacocha características hídricas, típicas de arroyos de alta montaña, especialmente arroyos de cabecera, caracterizados por pequeños volúmenes de agua con caudales estacionales, donde la trucha es la especie característica.
En este humedal de altura el agua es el principal factor controlador del medio, de la vida vegetal y animal asociadas a este.
La cuenca del río Irquis, al sur, con sus afluentes Quinuahuayco y Collancay, es considerada hidrológicamente importante porque con sus ramales labra la tierra a lo largo de aparentes fallas geológicas de noroeste a sureste.

Esta cuenca presenta un alto nivel de caudales desde hace miles de años. Ahí está la huella de la tierra labrada en cañones profundos desde la zona media de su recorrido, hasta la convergencia del río Irquis y Portete, que forman el río Santiago, que también se recogen en el Estudio de I am Gold.

Las cabeceras de estos ríos están constituidas por zonas de pantanos y pequeñas lagunas que mantienen agua pluvial y confinada permanentemente.

Una potencial zona colectora de aguas de infiltración se localiza en las lagunas de la cabecera alta de la quebrada Quinuahuaycu y la caldera del volcán Quimsacocha, donde se generan aguas subterráneas que se mueven a lo largo de las grietas, fracturas o fallas geológicas hacia las laderas bajas.

La alta pluviosidad, resquebrajamiento de las rocas del subsuelo y la regular morfología del terreno alrededor de Quimsacocha favorecen la acumulación de grandes cantidades de aguas superficiales en forma de lagunas y cauces de lento caudal y aguas infiltradas en el subsuelo.

En 1970, luego de que se observaran algunos rasgos geológicos únicos en sedimentos en el área, se empezó a explorar el yacimiento Quimsacocha. En 1991, adquiere la propiedad Cogema, una compañía que se asoció con Newmont Mining and TVX Gold en 1994 y continuaron explorando sin resultados prometedores.

En el 2001, las autoridades del Ecuador otorgaron a I am Gold Ecuador el derecho para explorar las propiedades de Río Falso y Cerro Casco. El 11 de octubre del 2002, el Ministerio del Ambiente entregó la primera licencia ambiental de la historia minera del país a la compañía y argumentó esfuerzos de la empresa para proteger el medio ambiente, con el permiso para extender el programa de exploración y perforación.

“Los gobiernos, antes de pensar en las rentas económicas que puede generar con la explotación de minerales en este sector, debe considerarlo como un recurso de vida para la humanidad”, concluye Estrella.

Detalles: Lo encontrado
Recursos 
Se han identificado 8,52 millones de toneladas de roca mineralizada que contienen 1,8 millones onzas de oro, 10 millones onzas de plata, 79 millones de libras de cobre. 

Superficie
El cuerpo mineralizado tiene una dimensión de 1.200 m de largo por 400 m de ancho. Este material se extraerá con el uso del método subterráneo.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin